martes, 25 de marzo de 2014

Piromancia



De "piro" que significa "fuego" y "mancia", que significa "adivinar", la piromancia consiste en la adivinación mediante el color, chasquido, forma o disposición de las llamas. Fue considerada una de las siete prácticas mágicas prohibidas en el renacimiento como artes oscuras.

Existen varios procesos o procedimientos pirománticos cada uno con sus características y nombre. Por un lado existe la "causinomancia" que consiste en la adivinación por medio de la quema de objetos; otro método fue la "sideromancia" que se realizaba mediante la interpretación de reflejos o chasquidos que aparecían cuando se colocaban pajitas sobre un hierro al rojo vivo; la llamada "botanomancia" consistía en adivinación mediante la quema de una planta; la "dafnomancia" o "empiromancia" se refiere a la adivinación mediante la quema de hojas de laurel; la "alomancia" es la adivinación mediante la que se lanza sal a las brazas del fuego; la "capnomancia" que es la adivinación basada en el humo producido por las llamas; finalmente podemos mencionar un tipo de "osteomancia" que consiste en la adivinación mediante la quema de huesos para producir crujidos y grietas.

Origen

Es muy posible que el origen de este método de adivinación provenga principalmente de la importancia que las civilizaciones primitivas le daban al fuego, con lo cual podemos suponer que se trata de una de las primeras artes adivinatorias de las que se tiene constancia. 
La forma más básica de adivinación de este tipo consiste en la observación directa de las llamas en el fuego ritual, de una vela u otra fuente similar, e interpreta las formas que puede distinguir de él. Otra referencia nos es legada de los griegos, cuanto las vírgenes del templo de Atenea y los seguidores de Hefestos, practicaban la piromancia con regularidad.

Por otro lado, tenemos referencia de oriente, puntualmente de la antigua China, donde la piromancia era común desde el neolítico. Son famosos los llamados "huesos oraculares", grandes escápulas de buey o caparazones ventrales de tortuga a las que se le aplicaba calor para predecir el futuro. Se hacían orificios en los huesos y se aplicaba una varilla al roo vivo, quebrando el hueso y produciendo una grieta que luego era interpretada por el adivino.

No hay comentarios: